Edipo Como Héroe Trágico

in Ensayos

Nos dice Aristóteles en su Poética que la tragedia, a diferencia de la comedia, representa o “pinta” a hombres “mejores que los del presente”. Entonces, los personajes de la tragedia se caracterizan por su virtud y bondad.  “Para Aristóteles, aunque el héroe o protagonista de la fábula no sea lo primero, porque la acción o mito son lo esencial a la tragedia, es indispensable su participación, pues de él emanan tanto el pensamiento que acompaña siempre a la acción” (Aspe Armella, p. 2)

 Respecto al héroe trágico, nos dice Aristóteles, que es “un hombre no virtuoso en extremo, ni justo cuya desdicha se ha abatido sobre él no por el vicio ni la depravación sino por algún error de juicio, como es el caso de quienes gozan de gran reputación y prosperidad, por ejemplo, Edipo, Tiestes, y los hombres de prestigio en familias ilustres(…) el cambio en la fortuna del héroe no ha de ser de la miseria a la felicidad, sino, al contrario, de la felicidad a la desdicha; y la causa de esta transformación no ha de residir en ninguna depravación, sino en algún gran error de su parte” (Aristóteles, p. 19)

  En el pasaje anterior ya nos está diciendo Aristóteles que el Edipo de Sófocles es, en verdad, un héroe trágico. Sin embargo, surge la pregunta: ¿qué implica esto para la obra de Sófocles? Para llegar a resolver ésta pregunta es necesario evaluar qué características van de la mano del héroe trágico.

 Dentro de la obra trágica existe “un sentimiento complejo que despierta, de manera simultánea, el propio héroe trágico: compasión porque siempre las consecuencias del error trágico van mucho más allá de lo que puede preverse, y el castigo parece ser siempre mayor que el merecido (...) terror porque el héroe en un exceso de arrogancia desencadena fuerzas que van más allá de su control” (Pimentel, p.4) En el caso de Edipo Rey, las consecuencias del “error trágico” que comete éste personaje al asesinar a su padre y casarse con su madre vienen de su realización de que ha cometido, no sólo parricidio, sino también incesto y que Yocasta, su madre y esposa, se ha suicidado al enterarse de la verdad y no poder mantenerla en secreto.

 Éste descubrimiento lleva al héroe de la tragedia de Sófocles a sacarse los ojos y pedir ser exiliado como castigo por sus crímenes. El final tan trágico en el que desencadena ésta obra no puede más que generar compasión dentro del espectador puesto que, ya que Edipo no tenía forma de saber que el rey y la reina eran en verdad sus padres,  parecen excesivos los castigos que se impone a sí mismo. Es el hecho de que él no sabía la verdadera atrocidad que estaba cometiendo cuando estaba haciendo lo que él pensaba que era lo correcto, lo que genera “de manera simultánea” un sentimiento de terror.  Éstos dos sentimientos: compasión y terror, dan a la obra “un equilibrio, sí, pero un equilibrio precario: esta es la paradoja esencial de la tragedia.” (Pimentel, p. 4)     

 En cuanto a la grandeza que debe de caracterizar a todo héroe trágico, a comparación del resto de los meros mortales que aparecen en la obra, podemos ver que Edipo la posee. Antes de que él llegara a la ciudad de Tebas, ésta estaba bajo el constante terror de la Esfinge que vigilaba la puerta de la ciudad. Éste monstruo ponía una adivinanza a todo aquel que pasaba por allí y, a quien no supiera contestar, lo devoraba. Fue cuando Edipo logró descifrar el enigma de la Esfinge que fue coronado rey. Esto es lo que separa a Edipo del resto de los personajes mundanos que aparecen en la obra de Sófocles, él fue el único que pudo desentrañar el acertijo del monstruo, liberando a la ciudad de su plaga.

Del terrible desenlace de Yocasta y Edipo nos enteramos por medio de un mensajero que cuenta, casi al final de la obra, cómo el héroe “se lanzó contra las puertas dobles y, combándolas, abate desde los puntos de apoyo los cerrojos y se precipita en la habitación en la que contemplamos a la mujer colgada, suspendida del cuello por retorcidos lazos. Cuando él la ve, el infeliz, lanzando un espantoso alarido, afloja el nudo corredizo que la sostenía. Una vez que estuvo tendida, la infortunada, en tierra, fue terrible de ver lo que siguió: arrancó los dorados broches de su vestido con los que se adornaba y, alzándolos, se golpeó con ellos las cuencas de los ojos, al tiempo que decía cosas como éstas: que no le verían a él, ni los males que había padecido, ni los horrores que había cometido, sino que estarían en la oscuridad el resto del tiempo para no ver a los que no debía y no conocer a los que deseaba.” (Sófocles, p. 22)

          Todo éste final trágico, al igual que los crímenes de Edipo, podían haber sido evitados si hubiera permanecido en su ciudad de origen. Sin embargo él escapa de allí para no cometer incesto. Es debido a “esta combinación de sucesos (haber sido hijo de Pólibo y Mérope) y de decisiones con plena intención y propósito para evitarlos (casarse en vez con Yocasta porque supone que Mérope era su madre, matar a Layo creyendo que Pólibo era su verdadero padre y huyendo de la tentación de matarlo para poder casarse con Mérope, etc)” (Aspe Armella, p. 16) que se genera dentro de la obra “la peripecia –cambio de acción en sentido contrario- y la agnición –cambio de la ignorancia al reconocimiento.”  Estos dos elementos (la peripecia y la agnición), son esenciales para la verdadera tragedia y el héroe trágico, de acuerdo a Aristóteles.

          Con todos los elementos que hemos visto que deben de caracterizar a un héroe trágico, de acuerdo a Aristóteles, podemos ahora responder la pregunta formulada al principio de éste ensayo. ¿Qué implica el hecho de que Edipo sea un héroe trágico en la historia de Sófocles? El hecho de que haya un héroe trágico en la obra va a generar en el público, o en el lector un sentimiento encontrado de compasión y terror. Otra manera en la que se ve afectada la obra por el héroe trágico es en ésa peripecia y agnición creadas por las acciones y decisiones de éste. El héroe trágico que nos presenta Sófocles en su obra es un hombre arrogante en su superioridad. Él le da tanta importancia a la veracidad de un oráculo que, al tratar de huir de su destino cae en él.

 

Bibliografía:

-      La Poética; Aristóteles.   http://www.ugr.es/~encinas/Docencia/Aristoteles_Poetica.pdf

-      Edipo Rey; Sófocles.

http://ftp.ruv.itesm.mx/pub/portal/leer/edipo_rey.pdf

-      Tragedia y Héroe Trágico: la Suprema Complicación; Pimentel, Luz Aurora.

 

-      El Concepto del Héroe Trágico en la Poética de Aristóteles; Aspe Armella, Virginia. CONACYT. 2009